Páramo restauración

A la hora de elegir el menú para nuestra boda todos buscamos satisfacer a nuestros invitados, ardua labor teniendo en cuenta la variedad de edades, gustos y cultura gastronómica de los invitados a una boda


Hay tres criterios básicos que debemos tener en cuenta para buscar un menú equilibrado: La época del año, la duración y amplitud del del cocktail y el horario (comida o cena).

Si el banquete es en época de calor, es aconsejable combinar platos fríos y calientes, procurando que no falten verdura, pescado y carne en cualquiera de las opciones. Podemos comenzar con una crema fría, continuar con un pescado caliente y acabar con una carne, otra buena opción sería que la crema fuese caliente y continuar con una ensalada de pescado antes de la carne; en ambos casos convendría incluir un sorbete antes de la carne; también debemos pensar en un postre con sabores cítricos o frutales, mas fresco en meses de verano.

La cantidad, variedad y duración del cocktail también nos condicionarán los platos a elegir:
podemos optar por un cocktail corto en cantidad y tiempo, ofreciendo a los invitados alguna bebida y algún aperitivo hasta que estén todos presentes y pasar a comer o cenar después; en este caso, debemos pensar en tres platos o en varios entrantes y dos platos principales, ya que nuestros invitados pasarán a sentarse con buen apetito.

Si el cocktail es abundante en cantidad y duración, es aconsejable reducir la cantidad de platos, uno o dos entrantes y un plato principal serían suficientes, ya que nuestros invitados llegarán a la mesa después de llevar un buen rato comiendo y, normalmente, la cantidad total de comida que toma una persona es la misma, independientemente de que la tome entre el aperitivo y la mesa, solo en mesa o solo en aperitivo.

Si la boda la celebramos en horario de mediodía, hemos de tener en cuenta que en nuestro país está en la comida más fuerte del día y conviene que la cantidad de comida sea mas abundante que en el caso de cena.

Otro aspecto a tener en cuenta, es la duración del baile posterior a la comida o cena: si es un periodo corto, de una o dos horas, no será necesario aportar mas cantidad de comida al banquete; si supera las 3 horas, convendría tener pre-parado algún refuerzo tipo canapés, aperitivo salado, etc para los invitados que pudiesen tener apetito después de varias horas tomando copas.

Es difícil acertar con el gusto de todos y cada uno los invitados a la boda, pero buscando un menú equilibrado en cantidad y variedad podemos acertar, al menos en parte, con el gusto de la ma-yoría y no desperdiciar comida y encarecer el menú mas de lo necesario.

Sobre todos estos criterios, puramente técnicos, prevalece el gusto de los novios, que tienen el derecho y la potestad de elegir un menú que les guste a ellos, aun saliéndose de todas estas normas.